Un equipo prebenjamín va perdiendo 6-0 y el equipo rival tiene un gesto que nunca olvidarán