“Los niños, o entran en bandas o son asesinados”: Una pequeña luz en forma de campo de fútbol en plena ‘villa’ venezolana