Sufre una enfermedad rara que afecta a sus articulaciones, pero no falla ni una canasta jugando a baloncesto