Le dan dinero para que se compre la camiseta de su ídolo, pero Ulises, de cuatro años, prefiere… ¡perritos calientes!