Un año después de morir su hermana cumple la promesa que le hizo de ser campeón del mundo