El recreo de un colegio de Huesca donde ayudar a levantarse a un rival mola más que meter gol