Las claves para que Hugo, con nueve años y ciego, pueda esquiar: la voz, el color naranja y la confianza en su guía