Desde el suelo y en el último segundo: el canastón que hizo enloquecer a todo el instituto