Con 9 años, sufre fractura de tibia y peroné pero los padres y entrenadores mantienen la calma y dan una lección