Los bebés de dos meses también pueden ir al gimnasio: la iniciativa que triunfa en Brasil