“Por todos los que se sacrificaron para que hoy estemos aquí”: la épica arenga de un niño de 11 años a sus compañeros