Un árbitro detiene la final de un torneo para consolar a un jugador de ocho años