¡La reacción más tierna! Su mayor recompensa es el abrazo de su madre y no los 1.000 dólares de premio