La genial campaña de Jero García contra el bullying: tres boxeadores adoptaron como apodo insultos que muchos niños reciben