Despiertan el desprecio del club y de la afición