Pep y Mou, vidas cruzadas