Decenas de armas, un instructor de tiro… ¡y hasta una habitación del pánico!