Alumnos y profesores, divididos ante la entrada de armas en las universidades de Texas