Así trabajan en el SIVE, el radar que controla el paso de hachís en el Estrecho