Los descargadores de fardos, el penúltimo eslabón del narcotráfico de hachís