“Lo peor que te puede pasar en una cárcel peruana es ponerte enfermo”