Los pueblos fantasmas de Fukushima se mantienen como el día de la catástrofe