Una prostituta colombiana: “Ojalá los clientes nunca dejen de venir”