Juana sigue esperando a que el consulado cumpla su promesa: repatriar el cadáver de su hijo