Entramos en una casa de Fukushima en exclusión: todavía no es segura para vivir