Amigos de alquiler, la nueva moda para huir de la soledad en Tokio