Alejandra Andrade entra en el pueblo de máxima radiación de Fukushima