Frank atrapa una pitón reticular que podría engullir a un adulto