Frank de la Jungla, contra las cuerdas