Estalactitas, estalagmitas... y montones de murciélagos