Jesús e Irene comparten planes de futuro pero les falta chispa