¿Qué habrá sido de nuestros entrañables Alfonso y Tina?