¿Tendrían nuestros protagonistas ganas de seguir conociéndose?