Francisco, ¿Loco o enamorado?