Segundos encuentros, ¿fruto del destino o de la casualidad?