El futuro de nuestros comensales, al ritmo de 'Invisible'