Mucha complicidad y risas al ritmo de ‘Loco enamorado’ de Abraham Mateo