Y después de la cita... Juan acudió al trabajo de Cristina para entregarle algo ¿adivináis qué?