Lo de Sara y Sergio... fue destino ¿o casualidad?