En las últimas citas se demuestra que el amor no necesita ser perfecto, sólo ser verdadero.