¿Es la edad sólo un número?