¿Desearía ayer Alejandro ser “Invisible”?