¿Tendrán nuestros comensales muchas ganas de amar?