¿Caminarán finalmente nuestros participantes en el mismo sentido?