Andrés y Patricia quedaron de nuevo, y entre tila y tila... ¡se conocieron!