Álvaro y Marta se quedaron con las ganas de ese primer beso... ¡por culpa de las cámaras!