A la tercera va la vencida... ¿Se cumpliría este típico refrán en el caso de Cristina?