Pedro, no se cansó de esperar, porque sabe que todo lo que vale la pena...¡necesita paciencia!