Ni bajándole la luna, Esther no quiere nada más con Xavi