Toño y Jonathan terminan su cita con un beso de película y algún que otro vampiro